Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia del usuario. Para más información consulte nuestra política de cookies.

El

THR opina

El "Índice del Buen País": ¿Relevante para los responsables de marketing de los destinos?

Desde 2014, el Índice del Buen País (Good Country Index) ha ofrecido una visión diferente para mirar al mundo: midiendo cómo los países proporcionan a nuestra sociedad global a través de análisis de sus contribuciones a la humanidad y al planeta.

El índice, desarrollado por el científico político británico Simon Anholt, no mide lo que los países hacen en casa. De forma exclusiva, el Índice sólo examina el impacto externo de cada país en el mundo que todos compartimos. El Índice aplica una serie de categorizaciones y puntuaciones a áreas como la Paz y la Seguridad Internacionales, el Orden Mundial, el Planeta y el Clima, y la Ciencia y la Tecnología, entre otras, analizando las contribuciones cuantificables que dan lugar a una clasificación general.

Entonces, ¿podría el índice ser relevante para la industria turística en general y para los comercializadores de destinos que buscan puntos de datos para apoyar la marca de su destino? ¿Podría el índice ser útil como indicador de la percepción de la marca de un país, que podría incorporarse al posicionamiento y los mensajes de un destino?

Estas son las preguntas que los expertos en marketing turístico de THR debatieron recientemente, y aquí compartimos las opiniones y los resultados de nuestras conversaciones:

Principales conclusiones de THR sobre el Índice:

  • Aunque el índice es relativamente nuevo, es relevante para el sector del marketing de destinos, especialmente porque las categorías que lo califican suelen ser características importantes para los turistas, como la Cultura, la Salud y el Bienestar, etc.

  • Antes de aplicar las conclusiones de cualquier tipo de índice, hay que afirmar primero la calidad, coherencia y fiabilidad de los datos subyacentes.

  • Aunque lo más probable es que los turistas individuales no conozcan el índice en sí, sus conclusiones podrían resultar útiles para los responsables de marketing de los destinos y los estrategas de marca.

  • Si los responsables de marketing de los destinos deciden extraer puntos de datos del Índice para apoyar su posicionamiento y sus mensajes, ¿qué puntos deberían ser y qué posición debería ocupar el país en una categoría concreta para ser relevante?


Percepción positiva del índice:

  • Al ser un índice desarrollado recientemente, las categorías son más innovadoras y relevantes para el viajero moderno, con puntos de datos sobre Sostenibilidad, Salud y Bienestar, etc.

  • Es más probable que un índice de desarrollo reciente se base en indicadores cuantitativos sustanciales que muestren fuentes de datos y métodos de cálculo para validar la solidez del índice, en lugar de criterios más subjetivos.

  • El Índice podría servir como una opción de apoyo a la comercialización externa de bajo coste.

  • El Índice podría apoyar un bucle de retroalimentación positiva por el que los promotores locales y los ciudadanos de a pie podrían sentirse orgullosos de figurar en un lugar destacado en una categoría determinada.

  • Asimismo, el Índice podría servir como herramienta de motivación para identificar y mejorar las categorías de bajo rendimiento.


Percepciones negativas del índice:

  • Al igual que con cualquier índice, hay que tener en cuenta los objetivos y motivaciones subyacentes de los grupos y personas que participan en el desarrollo del índice, para descartar las preocupaciones de sesgo.

  • La relevancia de los criterios seleccionados para evaluar el rendimiento de un país puede ser subjetiva, aunque los datos en sí sean objetivos. Por ejemplo: si el número de patentes producidas por un país contribuye a su clasificación en la categoría de Ciencia y Tecnología, ¿cómo puede el usuario del Índice calificar si las patentes incluidas son realmente contribuciones significativas a la Ciencia y la Tecnología?

  • Evaluar una categoría como la de Ciencia y Tecnología puede ser menos difícil que evaluar conceptos abstractos como "Cultura" u "Orden Mundial" y sus contribuciones a un mundo mejor.


En resumen:

La impresión general de THR tras el debate es que el índice puede servir como una valiosa herramienta para extraer puntos de posicionamiento y mensajería que presenten las mejores facetas de un país como parte de una estrategia más amplia de marca de destino.

Sin embargo, deben aplicarse ciertas precauciones en cuanto a las metodologías utilizadas, los datos de la muestra, la relevancia de la categoría y la motivación política y social, entre otras consideraciones.

Por último, si bien es poco probable que el Índice de Buen País sea un factor de influencia para los consumidores finales individuales (turistas), puede resultar útil para las organizaciones B2B, como los operadores turísticos, los inversores, las DMOs y otros cuyos trabajos dependen del posicionamiento de los destinos.

¿Quieres solicitar los servicios de nuestros expertos?

Contáctanos sin compromiso

Últimos tweets

Seguir en: Twitter